Historia de la raza

El Drahthaar es una raza relativamente nueva pero que debe sus orígenes a la fusión de razas muy antiguas que provienen de perros que ya se utilizaban para la caza en tiempos inmemoriales

Hacer un breve repaso sobre el origen del perro nos puede puede servir de aderezo a la historia de ésta raza que pese a ser de   “nueva “ creación, tiene unas bases ancladas en la antigüedad.

Durante el Terciario, hace setenta millones de años, en que se  produjo la supremacía de los mamíferos sobre los reptiles en la  Tierra, fueron apareciendo multitud de cánidos de las más dispares constituciones y que guardaban similitud con  prácticamente todos los grandes mamíferos que hoy existen.

Muchas son las teorías sobre cual fue el mas remoto antepasado de  nuestros perros de hoy. La verdad absoluta se pierde en la noche de los tiempos y no hay hechos que con rigor científico puedan  definitivamente aclarar nuestras dudas. No obstante y a través de los hallazgos arqueológicos que se han ido produciendo, la teoría que prevalece es la que señala al Cynodictis, como precursor del  lobo, antepasado directo de nuestros perros actuales.

a_TASO
Este mamífero vivió hace cuarenta millones de años en Europa y Asia, desplazándose, quizás tras las corrientes migratorias de otros  mamíferos, hacia América. En su expansión, progresivas mutaciones dieron origen a otros cánidos. El perro como tal, en su estado primitivo, proviene del lobo y el chacal, a su vez también descendientes directos del Cynodictis.

Los primitivos perros eran de naturaleza salvaje. Sería imposible discernir sobre el momento en que se produjo la asociación con el hombre. Posiblemente se disputarían la posesión de las especies abatidas, con resultados casi siempre fustanes para el perro. No obstante y dado que el hombre devoraba  inmediatamente a los animales capturados, dejaba tras de sí abundantes despojos que eran aprovechados por el perro, por lo que  la asociación hombre-comida se fue fijando en él dando paso a un mas práctico sentido de relación. Progresivamente le fue perdiendo el miedo y se fue acostumbrando a su presencia,  siguiéndole en sus desplazamientos en busca de caza y defendiendo  celosamente de otras especies la posesión de la comida sobrante al hombre, por lo que se fue fijando el instinto de protección de las zonas donde el hombre tenía  su guarida.

El hombre, en lucha constante con otros depredadores por su propia existencia, vió  positiva ésta circunstancia que le reportaba seguridad e intentó asegurársela, adoptando una actitud amistosa y buscando la  permanencia de sus nuevos amigos en torno a sus guaridas,  ofreciéndole ya abiertamente comida, que era tomada con recelo al  principio, pero buscada abiertamente después.

ASTOR
Se iniciaba la mas espectacular y apasionante interpelación entre dos especies  distintas, rivales hasta ese momento. Había nacido el binomio perro-hombre, al que aportaban, con fines de aprovechamiento mutuo, cada uno el mas preciado de sus tesoros, el hombre su  inteligencia y el perro su instinto. El perro, que hasta ese momento había seguido al hombre en sus  acciones venatorias en busca de los despojos, empezó a colaborar activamente con él siguiendo los dictados de su instinto al  principio,  para ir adaptándose posteriormente a la estrategia  empleada por el hombre.

Este por su parte ya no disputaba al perro la posesión de las presas capturadas, sino que las  compartía con él quizás en el mismo lugar de su captura, con lo que la colaboración fue cada vez mas intensa. El hombre, consciente de sus limitaciones físicas, se valió del  olfato, fiereza y rapidez del perro, eligiendo poco a poco a los  animales, según sus aptitudes mas óptimas para la función deseada. Empezaba la selección. La imaginación del hombre, acuciada  por la necesidad que tenía de su nuevo socio, inicio un camino  apasionante en busca del auxiliar perfecto y así, en el  transcurso de los siglos se ha ido modificando física y  psíquicamente a nuestro querido perro hasta nuestros días.

a_AZOR
Podemos suponer que la selección de los perros para la caza en general se inició en aquellos tiempos remotos. Todos los perros de caza de pelo duro tienen sus origenes en un antiguo perro de pastor cuya orígenes se pierden en la noche de los tiempos y del  que ya se tenían referencias en la Edad Media por su eficacia en el desarrollo de la caza. A éste perro debe el DD en buena medida su aspecto general, su pelo áspero y sus cualidades venatorias.

El VDD alemán puntualiza en éste aspecto ” En la literatura, el único perro con pelo recio que conocemos en Alemania en la antiguedad es el perro de pastor de pelo irsuto-peludo que se denominaba ” Canis Pastoralis”. De él descienden todos los perros de caza con pelo duro hasta la Edad Media. Este perro de pelo recio era agudo, apasionado del agua y cobrador siendo útil en la caza en el agua”

Desde el medievo, perros de pelo duro de marcadas funciones polivalentes eran utilizados para la caza en Alemania. Sin duda era descendientes de nuestro “Canis Pastoralis ” y muy valorados por los cazadores. En 1907 la revista “Deutschen Jager-Zeintung” publicó un exaustivo trabajo de investigación sobre el perro de pelo duro realizado por el prestigioso doctor Strosse. Entre otras conclusiones destacaba ” Está comprobado que en el siglo XVIII en Alemania se emplearon para la caza perros pudel y pastores y resultado de cruces entre perros de pelo recio y perros de pelo corto. Según la ciencia histórica debemos suponer que el perro de pelo recio ha surgido de la unión de diversos elementos”.

Nace un Raza

El cazador alemán, práctico por encima de otras consideraciones ” diseñó ” un perro para todo en la caza. Buscaban sobre todo la polivalencia de funciones. Eficaz ante la caza menor y la mayor, a la vez que implacable enemigo de alimañas. Para ello tenía que ser un animal valeroso, fuerte, poderoso, muy resistente, dotado de fina nariz, apasionado tanto en el trabaja en tierra como en el agua,  de muestra firme , buen cobrador y tenaz en el seguimiento de animales heridos, con independencia de su tamaño.  Partieron del cruce de razas autóctonas ya marcadas por una clara vocación polivalente:

PUDEL-POINTER: Después del Decaimiento de 1848, renació con fuerza inusitada la pasión por la caza en toda Europa y por añadidura en Alemania, reanundandose con renovados ímpetus la búsqueda de los perros mas idóneos para la caza. En Alemania se utilizaban con preferencia perros británicos de muestra – pointer y setters –. Fue entonces cuando se empezó a buscar el perro idóneo a partir de razas autóctonas, sin obtener resultados satisfactorios. En el contexto de ésta confusa situación surgió la figura de Frelherr von Zedlltz “ Hegewald” (1838-1903) creador del concepto actual del Drahthaar y fundador del Club del Pudel Pointer. Era un cazador alemán, muy aficionado al perro de caza y con una idea clara del perro idóneo. Supo ver que la base de perros de pelo duro autóctonos no era suficiente y así publicaba en Alemania en 1881 “  nosotros debemos aspirar  a un cruce entre el Pointer y el “ Pudelbrut” que aporte de manera definitiva las características del perro que buscamos. Se debe conservar un alto grado de elegancia, ha de estar dotado para la carrera, su pelo será duro y áspero y será valiente y decidido. Por esto del Pudel es utilizable todo, a excepción de su carácter rudo, compensado sin embargo por su destacada inteligencia y su manifiesta nobleza”.

En 1897 publicaría en la revista “ Das Teckele”   La idea de criar el Pudel, perro inteligente , adiestrable y gran cobrador para aplicarlo en el interés de la caza práctica, procede de mí. Ya mucho antes en Italia se consiguieron crías de mucho éxito con los ” Spinone”. En Francia con los cruces de diversos bartbets y griffones, y en nuestro país los dos clásicos Flemming y Dobet. Estas autoridades merecen en mérito de haber logrado el ” pudel-brut ” el famoso perro de agua “ . El PUDEL-POINTER es de menor alzada que el Drahthaar pero de aspecto muy similar. Une la suavidad de carácter y la  inteligencia de los perros de agua con la búsqueda explosiva y amplia del pointer y su seguridad en la muestra.

DEUTSCH-STILCHELHAAR.- En una de las razas de perros de muestra mas antiguas de Alemania. Mas robusto, de mas alzada y de pelo muy similar al del Drahthaar. Por su valor y poder físico era utilizado en sus orígenes,  ademas de para la caza, para la defensa de ganado ante depredadores de gran tamaño. Digno representante de las mas antiguas lineas grifonas alemanas. Se utilizaron solo ejemplares de excepcionales cualidades.

GRIFFON KORTHAL.- Interviene en la formación del Drahthaar si bien mínimamente al considerarse su pelo de insuficiente calidad para la protección del animal en en trabajo en el agua y en la espesura del bosque.

DEUTSCH-KUZKAAR: Perro de muestra alemán dotado con carácter y polivalencia de funciones. Intervino en las conformación del Drahthaar para aportar mayor ligereza a la raza.

Los resultados ante los cruces con tan magníficas razas no tardaron en llegar dando lugar al nacimiento de una nueva y poderosa raza que satisfizo plenamente las exigencias de sus creadores y que  pronto se extendió por toda Alemania y Centro-Europa. En actualidad se utiliza para la caza en todo el mundo. El Club Alemán de Cría de la raza “ Verein Deutsch-Drahthaar” se fundó en Alemania en 1902 iniciando una andadura ininterrumpida hasta nuestros dias.