La raza en España

Origen de la Raza en España

El Drahthaar  llegó a España de la mano de SAR Dª Alicia de Borbón. En 1952  adquirió en Austria el primer ejemplar que llegaría a España “ RITA V. FISCHA” y que cubierta mas tarde con el ejemplar también de origen austriaco “ BERTRIX V. LERCHENSCHLAG” daría lugar a la primera camada de Drahthaar inscrita en nuestro país y registrada con el afijo de “ LA FLOR DE LYS” .

En el transcurso de los años, SAR Dª Alicia de Borbón se erigiría como incuestionable  autoridad en ésta raza, afrontando una labor de cría y difusión  por toda España , ya sea cazando, siempre con su drahthaar o participando con ellos en concursos y  competiciones,  meritoria actividad que sigue ejercitando hasta la fecha.

Logro propio fue la fijación en sus perros de una calidad excepcional de pelo y una notable ausencia de taras genéticas en función de unas severas normas de selección en sus camadas.

Excepcional tiradora, consiguió dos campeonatos de España y uno del mundo de tiro de pichón, éste último en dura pugna con tiradores italianos, según nos narraba ella misma con una nostálgica sonrisa, recreándose aún con el recuerdo de aquellos lances inolvidables para ella.  .  Gran aficionada a la caza en todas sus modalidades, ha compartido sus mejores momentos venatorios siempre con sus drahthaar. Sus trofeos, de caza o los conseguidos con sus perros son innumerables. También suyo fue el primer teckel de pelo duro que llegó a nuestros país

Recientemente ha cedido su afijo “De la Flor de Lys” a su hija la princesa Dª Teresa de Borbón, por añadidura también gran aficionada al drahthaar y a la caza.

Posteriormente otros cazadores, magníficos entendidos en  perros de caza  fueron aficionándose a ésta raza, contribuyendo también a su difusión mediante la importación y la cría de buenos ejemplares.

Fue a partir de la década de los 80 cuando se incrementó notablemente la importación de ejemplares sobre todo de Alemania, en su mayoría excelentes perro de trabajo.

En la actualidad ha crecido considerablemente  el número de aficionados que se esfuerzan en la cría de éste excepcional perro de caza.